sábado, 14 de mayo de 2016

ORIENTAL

Porque todavía sueño...... y nunca pierdo la esperanza de que los sueños se hagan realidad.


En 1980 aparecen unas Nancys musicales con un mecanismo de cuerda que bailan girando su cintura al ritmo de una melodía. Son la Nancy Oriental y la Nancy Feliz Cumpleaños.


En los catálogos sólo aparece esta Oriental con un tono de piel característico de la raza asiática y ojos de un negro intenso.

Existe otra versión de la Oriental con la piel muy blanquita y los ojos marrones muy claros que parece no existir en imágenes de la época pero de la que he tenido la suerte de tener 2 entre mis manos. 


Y yo me conformaba con eso, con tener entre mis manos las Orientales de mis amigas y hacerles alguna foto, e incluso ejercer de cirujana con ellas, reparando el delicado mecanismo para recuperar su giro de cintura.

Por ejemplo, aquí os muestro unas pobres fotos de la reparación del engranaje del mecanismo que une el motor de giro con el tronco de Nancy y la hace girar. Una pieza de plástico rota que se sustituye por una improvisada prótesis.
 

Y una imagen de las dos Orientales de mi amiga en el post-operatorio de una de ellas.



Lunes, 28 de Diciembre de 2015.   
Después de 4 días de descanso, por la festividad de la Navidad, mi coche y yo enfocamos la autopista con destino Avilés.... a trabajar!!!!. Hay poca circulación porque es una semana en la que muchas personas agotan sus vacaciones anuales. Es lunes, no estoy muy animada pero me motivo porque es una semana laboral de tan sólo tres días... pronto Fin de Año!!!!

Llego a la oficina y .......... Eva, mi compañera de fatigas, mi amiga, mi mamá Noel, mi hada madrina de los sueños me espera con esto.....


Hasta ese momento no supe lo que era gritar en silencio.
Adivinad qué es lo que hay en esa bolsa debajo de mi mesa escondida toda la mañana?...

A las 14:00 horas, parada para comer y antes de irme, en la soledad de mi oficina, jajaja unas imágenes de mi tesoro en mi mesa de trabajo. Quién puede esperar a llegar a casa....
 


Perfecta!!! Impecable!!!!
Mi compañera Eva fue y es una buena madre.

Muchísisisisimas gracias Eva. 



Moraleja: los lunes pueden ser maravillosos!!!! Y los compañeros de trabajo, con los que pasas más horas al día que con tu propia familia... también!!!!!


Al llegar a casa mis chicos tuvieron que escuchar pacientes, con esa sonrisa en la cara de esta está mal de la cabeza, mi dura jornada de trabajo!
Y como mi Oriental estaba desnudita improvisé la primera pieza de su atuendo.


La diadema... el resto tuvo que esperar......

Los viernes de tarde no trabajo, así que el primero que tuve libre salí de compras bustando tela y puntillas. 
Como tela elegí un algodón blanco de sábana de bebé, más fino y delicado que los normales para que los frunces de la camisola no hicieran efecto globo en la caída del faldón.
La puntilla me hizo dar más vueltas.... El original lleva una de esas puntillas que yo llamo simple, doble y triple. Encontrar puntilla en las tres medidas y que se pareciera al original era imposible, así que compre una sencillita y el resto lo hice yo, uniéndolas y haciendo puntilla con hilo finito en la parte que faltaba. No sé si se me ha entendido pero una imagen (dicen) vale más que mil palabras.



 Tiempo, paciencia y puntadas me han dado este resultado.

Y ya es el momento de enseñaros a mi Oriental luciendo su conjunto al completo.












Una vez más he contado con la ayuda de mi amiga Eugenia que me ha dejado su original. Su extensa colección siempre está a mi disposición lo que agradezco enormemente desde aquí. Sin ella mis réplicas no serían lo mismo.

Es mi Nancy Gehisa quien luce el original de Eugenia.






Espero que os haya gustado mi aventura por Oriente.

 

 Hasta pronto!!!!
 

3 comentarios:

  1. ¡Qué suerte contar con compañeras así y que guarden aún su Nancy! A caído en buenas manos y seguro que tendrá su sitio especial en tu colección.
    La réplica te ha quedado perfecta. Lo de las puntillas lo has solucionado fenomenal.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que genial te ha quedado y ya sabes que lo que necesites y esté en mi mano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Puestas las dos nancys juntas,se vé la belleza enorme que logra el paso del tiempo en el rostro de la antigua geisha,es casi humana,y la otra muy cuqui es verdad.

    ResponderEliminar