domingo, 1 de mayo de 2016

LA CANASTILLA DE BARRIGUITAS

Él fue mi primer Barriguitas...


Siendo yo muy pequeña, me operaron de vegetaciones, y mi abuela Pilar vino a verme trayéndome este pequeño muñeco junto con una bañera vestidor. Barriguitas acababa de salir al mercado y yo no lo conocía, pero este bebé tan chiquitín formó parte de mis juegos  hasta que..... pasó a un bote de detergente, de aquellos redondos en los que nuestras madres guardaban todos los juguetes.

Él fue uno de estos primeros Barriguitas con el pelo liso y una de estas camisolas. La mía de rayas naranjas.


Lamentablemente, sólo conservo el muñeco... que ya es mucho.

Años después, llegó el boom de los Barriguitas y en todas las tiendas de ropa infantil, dedicaban un rinconcito de sus escaparates a este bebé vestido con primorosos trajecitos hechos a mano.

Y una mañana de Navidad tuve el mayor regalo que una niña como yo podía desear. Mi otra abuela Angela fue la cómplice de Papá Nöel para hacerme llegar un Barriguitas del momento, con el pelo rizadito y una canastilla llena de trajecitos para él, hechos con todo el amor de una abuela para mí.

Entonces, me acordé de mi otro niño (busqué en el bombo de detergente), y así tuve mi parejita de mellizos barris vestidos de rosa y azul.



Tras las vacaciones Navideñas, el primer día de cole era costumbre llevar algún muñeco que nos hubiesen traídos los Reyes Magos. Y yo llevé a mi parejita..... 

El desastre estaba a punto de ocurrir cuando en mi viaje de vuelta a casa, uno de ellos se había perdido!!!!!
Qué disgusto!!!! No aparecía por ningún sitio!!!!
Pasó un día y nada.... Así que mi papi, antes de ver a su niña sufrir, llamó a la cigüeña muñequil y apareció con otro barriguitas.


En esta foto podéis ver mi Barri nuevo, el recién llegado (de amarillo), y el tercero que aparece es el de mi hermana (de azul), con unos conjuntos de pantalón y chaqueta de lana, con gorrito y patucos a juego.

 Pero......
.... al tercer día, al subir al bus del cole, el señor conductor tenía una sorpresa para mí!!!!
Había encontrado a mi Barri!!!!!

 Todos juntos, los nuevos y los viejos, los recuperados y los recién llegados!!!! 


La familia había aumentado, y mi abuela se puso a tejer algún trajecito más, esta vez en amarillo, para mis trillizos.


Era enero, y estos abriguitos eran imprescindibles para aplacar el frío.


Y también, tejió unos bonitos y calentitos trajes de pantalón largo. El rosa enterizo con su gorrito a juego, y el azul de dos piezas en el que la chaqueta lleva la capucha incorporada.



Y para los calores venideros, mis Barriguitas lucirían estos vestiditos de hilo de algodón hechos a ganchillo por las primorosas menos de mi abuela. 


Y en ajuar de Barriguitas no podían faltar estos saquitos para tener unos dulces sueños....


Y estas mantitas...



Y mi abuela, que pensaba en todo, hizo para mis Barriguitas estos primoroso baberos para la hora de la comida. Y completó la canastilla con chupetes, biberones y sonajeros. Los quioscos de los 70´s eran maravillosos....

 
Os he dicho que todo lo hizo mi abuela? Orgullo de nieta!

Fui la niña más féliz del mundo!!!!! 

Mi tesoro a través del tiempo!!!! 

Felicidades a todas las MADRES del Mundo!!!!!

4 comentarios:

  1. Precioso!!! !! me encanta!!! yo también tengo los mios.Es verdad que cosas mas monas había en los kioskos, que pena!!!
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños de ahora también pensarán que hay cosas maravillosas en los kioskos.... pero no tienen el encanto y la inocencia de nuestra época.
      Gracias por comentar.
      Un besito

      Eliminar
  2. Qué maravilla de Barriguitas y sobre todo, qué obras de arte en minitura son todas esas ropitas. Todos los trajecitos son un primor, tejer algo tan pequeño y delicado tiene mucho mérito y no me extraña que los cuides y los mimes tanto y los tengas así de bien conservados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Todo completamente precioso y lo mejor echo con amor.
    Mi madre y mi abuela me hicieron una preciosa cuna con una cesta de bombones de mimbre, tenía un colchón azul como los antiguos de lana, sábanas bordadas, y mantita de ganchillo. Y una canastilla, con chaquetitas, faldones, picos ect, para dos, chico y chica.
    Me imagino que se lo daría alguna prima como todas mis muñecas. Que buenos recuerdos me han traído tus imágenes.

    ResponderEliminar